.

«Mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, cultivaran pequeños huertos,… que alimentarán al mundo» Gustavo Duch Guillot.

viernes, 4 de marzo de 2016

Acolchado (unas fotos)

Aprovechar que estamos podando algunas plantas de nuestro jardín, bosque comestible o huerto, para implementar el acolchado de nuestros bancales, es una buena idea.

Como ya sabemos, algunas de las plantas que ponemos en el huerto tienen como objeto servir de abono verde en vida (como las habas, salvo que vayamos a dejar que desarrollen sus flores y frutos, y otras leguminosas).
Recientemente hemos descubierto esta bondad también en una planta de la que solo pensábamos útil en algunas infusiones: el Ajenjo (Artemisia absinthium).





De modo que, en el último bancal que hemos preparado, con unos separadores hechos con trenzado de ramas de poda de granado y bignonia, estamos aplicando un acolchado con esta aromática planta que, según parece, además de todas las bondades del mulch ayuda a ahuyentar algunos "bichillos" no deseados para el huerto. A ver qué resultado obtenemos.


 

Una plantita de calabaza gigante de Rota que nos trajeron nuestros hortelanos Niebla (padre e hijo) será la primera en disfrutar de este acolchado.


Cuando terminemos cubriremos los alcorques de los dos arbolitos con cartones y seguramente con paja, antes de crear un lecho de capuchinas.

...sobre este programa de huertos

El Huerto, inserto en el proyecto El Jannat de Aula para la Sostenibilidad, nace con vocación didáctica y terapéutica, ofreciendo a sus integrantes la creación de su propio huerto en una parcela de alquiler a su medida, accediendo a la comprobación de los beneficios que la práctica hortícola les aporta para el cuerpo y la mente.